Inicio | Vida | Febrero de 1996 | Causa | Los Responsables | Imágenes | Cartas | Actividades | Comunicado de Prensa | Adhesiones | Conferencia de Tabasco | Contacto

"Esta es mi prima: Tenía seis años, pelo rubio, piel blanca un poco tostada, piel suave, era buena y simpática, le gustaba el jardín y siempre nos cantaba las canciones que aprendía. Sabía escribir su nombre y el mío. Tenía voz suave, mirándole los ojos ya sabías si estaba triste o contenta. Siempre, cuando estábamos juntos, y se mandaba alguna de las suyas, me decía "¡qué hiciste Claudio!, le encantaba ir a la pileta del club, jugaba al fútbol mejor que mi hermano. Dios por favor cuidala, siempre te recordaré Marcelita."

Escrita por su primo Claudio de 10 años, en 1996.

Cartas de Lectores a los diarios

Agradecemos a todos los que han mostrado su solidaridad a través de Cartas de Lectores a los diarios. Estas son algunas de las cartas publicadas.

"¡Perdón, Marcela !"
Señor Director:
"Quisiera, en estas líneas, expresar el dolor y la consternación que me produjo la noticia de la prescripción de la causa por la muerte de Marcela Iglesias , la niña que falleció en 1997 al ser aplastada por una escultura en el Paseo de la Infanta.
"Recuerdo las lágrimas y las súplicas de sus padres que reclamaban atención para evitar, justamente, este triste desenlace. La nada. La impunidad total y absoluta. Les quedará ahora sólo el consuelo de la justicia divina, que por estos tiempos parece ser el único tipo de justicia a la que los argentinos tenemos derecho.
"Perdón Marcela , en nombre de todos."
María Laura Colado

En. La Nación 26-03-2005

Sobre el caso del Paseo de la Infanta

Somos un grupo de docentes de la Escuela Normal Nº 4, compañeras de la profesora Josefina Ribaudo, tía de Marcela, la nena que hace diez años encontró la muerte en el Paseo de la Infanta durante una salida escolar.

Unimos nuestras voces para que se reconsidere la medida que dispone que los papás de la nena deban pagar las costas del juicio.

Los padres durante diez años, no encontraron en la justicia el apoyo que los sostuviera frente al dolor, y ahora ellos deberán pagar como si fuesen culpables de la negligencia del control de esa estatua que se desplomó.

Formamos a nuestros alumnos en el respeto, el amor por la justicia y la responsabilidad de hacer bien lo que se debe hacer.

¿Cómo seguir transmitiendo estos valores frente a una resolución tan injusta?

Cristina Álvarez, Cristina Cabán, Mirta Datri, Concepción Díaz Quiroga, Susana Kaan, Alicia Manna, María José Nieto y otros.

En Clarín

Señor Director:

"Bebita, yo no te llamaba Marcela  y no dejaron que crecieras. Seguís siendo la bebita, hace diez años. Te mataron mediante una escultura, una mole que tenía remaches insuficientes para más de 200 kilos. Una exposición fuera de un edificio, en un paseo público. El desinterés de funcionarios que, desde una oficina, no controlaban nada.

"Luego vino la Justicia, lenta. Nos decían: «Los tiempos de la Justicia no son los mismos». Pero el tiempo pasó y esa lentitud sirvió para que se justificaran la jueza y los integrantes de la Sala IV de Casación.

"La Justicia no tiene presencia física, pero los integrantes deben darle existencia, entidad, mediante sus fallos. Y te mataron otra vez."

María Ribaudo
En: La Nación 03-01-2006


Señor Director

" Miro a la Virgencita y se me estremece el corazón pensando que en el mundo hay mujeres del tenor de las juezas que prescribieron la causa de Marcelita. Me pregunto cómo pueden decir con la frente alta que ellas sólo aplicaron la ley. ¿Es aplicar la ley dejar impunes a los responsables de colocar, en el Paseo de la Infanta, una escultura de 300 kilos mal soldada, que al caer aplastó a una criatura de seis años? ¿Es aplicar la ley despedazar por segunda vez el corazón de unos padres que durante casi diez años penaron en silencio creyendo que se haría justicia?
" Miro otra vez a la Virgen y siento paz en mi alma porque me hace recordar que su hijo, nuestro Dios, hace justicia. Y la justicia de Dios a veces también es lenta, pero siempre castiga al culpable.
"Mi prima menor murió el 5 de febrero de 1996 por culpa de la corrupción y prescribieron la causa en nombre de la Justicia. Sin embargo, Marcelita sigue viva en nuestros corazones y nos regala el poder recordarla con amor cada día de nuestras vidas y seguirá viva también en vuestras conciencias, porque, sepan «juezas», y sepan ustedes responsables de esta muerte, que no hay peor castigo que el que les aplicará de por vida el tribunal de vuestras propias conciencias."
Daniela Silvestro Lai
daniela_silvestro@fastwebnet.it

Muerte y honorarios
Señor Director:
"El fallo de la Cámara de Casación (Sala IV), que obliga a los padres de Marcela Iglesias a pagar parte de los honorarios de los abogados de los acusados en la causa en que murió su hija, llena de asombro y estupor.
"El fallo hace pensar que los jueces actuaron ateniéndose a la letra de la ley, pero no al espíritu de ella. Queda la sensación de jueces que sin resquicio de sensibilidad aplican la ley, pero no la justicia.
"Me atengo a un párrafo de Las fuerzas morales (José Ingenieros) sobre la justicia: «La justicia es el equilibrio entre la moral y el derecho». Tiene un valor superior al de la ley. Lo justo es siempre moral; las leyes pueden ser injustas. Acatar la ley es un acto de disciplina, pero a veces implica una inmoralidad; respetar la justicia es un deber del hombre digno, aunque para ello tenga que elevarse sobre las imperfecciones de la ley."
Jorge F. Niemann

En : La Nación 11-02-2006

Rostros asesinos
Señor Director:
"El 13/7 vimos en televisión cómo el periodismo pugnaba por ver el rostro de uno de los delincuentes responsables del asesinato ocurrido en una parrilla de Colegiales. Tal escena ocurrió mientras el mencionado delincuente era trasladado por dos policías con el rostro cubierto, como ocurre habitualmente en estos casos, por razones legales.
"Sería bueno que los periodistas pugnen también por conocer los rostros de los camaristas Luis María Bunge Campos y Susana Nocetti de Angeleri, los cuales, según LA NACION, habrían liberado a uno de los asesinos hace apenas 8 días, a cambio de una fianza de 400 pesos, así como el rostro de los abogados defensores de dichos delincuentes.
"La jueza Nocetti de Angeleri cobró notoriedad por tener a su cargo la conocida causa del Paseo de la Infanta, en donde murió la niña Marcela Iglesias , aplastada por una escultura. No sólo nadie ha sido condenado por ese hecho sino que, además, se pretende cobrar el costo de la causa a los padres de Marcela .
"¿Qué esperan el Consejo de la Magistratura o el Congreso para iniciar el necesario juicio político?"
Ing. José Pablo Cebreiro (h.)

En La Nación 23-07-2006